lunes, 22 de octubre de 2007

Hoi An II

Sobre Hoi An hay poco mas que decir y mucho para sentir, en total nos hemos tirado 5 dias en esta pequena localidad del centro de Vietnam, tiene mucho encanto y es una gozada perderse por sus calles cargadas de historia, y tiendas de ropa, jejeje..., hay muchos edificios de la epoca colonial francesa, algunas de las casas particulares se pueden visitar por un modico precio, y el dueno te atiende y te cuenta la historia de la casa y su familia de una forma muy agradable.

El puente cubierto japones tiene una historia, segun cuenta una leyenda, habia un monstruo enorme llamado "Cu" que tenia su cabeza en India, la cola en Japon y el cuerpo en Vietnam. Cada vez que se movia, Vietnam sufria terribles inundaciones y terremotos, de modo que se construyo este puente en el punto mas debil del monstruo para matarle, pero los habitantes de Hoi An, apiadandose del monstruo, construyeron el templo de Chua Cau en uno de los lados del puente para rezar por su alma.

El curso de cocina esta bien como introduccion, echamos en falta un paseo mas largo por el mercado, para aprender algo mas de la comida, sobre todo de los vegetales que tienen alli, el olor del mercado varia dependiendo de la zona en la que te encuentres, pero por lo general no suele ser muy agradable (no os imagineis el tipico mercado arabe cargado de especias con esos olores tan sutiles), aqui son algo mas fuertes en la zona de la carne, y no demasiado en la del pescado y marisco, pues se ve bastante fresco, pero es cierto que paseando por el mercado hemos podido ver como de vez en cuando a alguna turista que se le escapaba una arcada, pero aun asi merece la pena adentrarse en ese mundo lleno de productos desconocidos. Tras la visita al mercado, nos llevaron en minibus hasta el sitio donde ibamos a cocinar -el rio bajaba muy fuerte y no se podia ir en bote-; una vez alli, nos sentaron, cuaderno en mano, en frente del cocinero -un tio bastante cachondo-, era del estilo de Eugenio -el humorista-, nos enseno como preparar un plato de ensalada de calamares, en caliente, presentado en media rodaja de pina, berenjena en cazuela de barro, rollitos de gambas en pasta de arroz, y pasteles de Hoi An, tambien nos enseno algunas tecnicas de decoracion, a algunos les salio mejor que a otros ... una de las cosas mas curiosa era la manera de cocer la masa para los rollitos. En una cacerola con agua hirviendo, se pone un trapo de algodon, muy tirante, en la boca de la misma, se extiende el liquido, que se hace con arroz y agua triturado (antes hay que ablandar el arroz durante varias horas y si es posible irle cambiando el agua) pues como decia, una vez triturado el arroz, hidratado con el doble de agua, se extiende un poco sobre el trapo de algodon, y se tapa el perolo durante un minuto, (si es menos tiempo se rompera), pasado el minuto, quitamos la pasta resultante y ya tenemos un papel de arroz fresco y delicioso que podremos rellenar al gusto...

Al final del curso, comida degustacion de lo que habiamos estado haciendo, lo malo que no le daban a cada uno su plato, y yo creo que dentro, en la cocina le dieron algun toquecillo extra, porque estaba todo muy rico...

Esa noche se nos alargo un poco mas de lo esperado, cerveza va y cerveza viene, ya se sabe ... y no habiamos reservado para ir a ver las ruinas de My Son, por lo que al dia siguiente, al levantarnos, nos pegamos un buen desayuno en el bar de enfrente del hotel, y como parecia que no iba a llover alguilamos unas bicis, con las que vimos los alrededores de Hoi An, unos sitios muy tranquilos y agradables para pasear en bici, llegamos hasta la playa de Cua Dai, una playa enorme que llega hasta Danang, que esta a unos 30 km. asi que al que le guste pasear por la arena ahi tiene para un rato, tanto si es ida y vuelta como si es ida solamente...

El dia siguiente lo dedicamos a pasear y perder el tiempo por Hoi An, ya comente al principio que merece la pena, y como era el dia de la mujer, aqui es costumbre regalar flores, y alguna de las camareras del sitio donde teniamos por costumbre ir a desayunar nos dijo que las teniamos que haber llevado flores, asi que nos acercamos al mercado y compramos 10 ramos (echamos mal las cuentas y alguna se quedo sin flores), y volvimos de nuevo al cafe ... era gracioso ir cada uno con flores por la calle, todo el mundo nos miraba y se reia, algunas chicas de las tiendas del camino nos pedian un ramo ... La entrada al cafe fue triunfal, -aplausos y todo- empezamos a sudar y todo de los nervios mientras ibamos regalando ramos, estuvo muy bien, el unico error que cometimos fue que, como al llegar al mercado habia una viejecilla a la que solo la quedaban 5 ramos, y en el puesto de al lado tenian mas del mismo estilo, decidimos comprar estos para comprarle a esta mujer los que le quedaban (luego alguna de las camareras nos comento que las flores amarillas, que llevaban estos ramos, son para llevar a las tumbas y rezar por los muertos, no para para regalar el dia de la mujer...) pero nosotros que ibamos a saber :), en cualquier caso quedamos como autenticos caballeros ;)

A la vuelta al hotel aprovechamos para contratar el viaje a Hue para el dia siguiente por la tarde y por la manana de madrugada, ir a las ruinas de My Son.

Merece la pena ir a primera hora, nos levantamos a las 4:30 AM, y a las 5 nos pusimos en marcha, llegamos sobre las 6:30 a las ruinas, y merece la pena, ibamos solo 6 personas en el minibus, y alli no habia mas de 4, por lo que ves las ruinas practicamente en solitario, tras una introduccion, que nos hizo el guia, sobre los templos del primer grupo -el mas impresionante-, nos dejo unos minutos para sacar alguna foto y disfrutar; merece la pena pasar mas tiempo en el primer grupo de construcciones, el resto de ellas que se ven por el camino estan practicamente en ruinas, la mayoria de ellas despues del bombardeo americano al creer que habia tropas Nordvietnamitas escondidas por la zona. La excursion estuvo muy bien, a veces caia un poco de lluvia, pero el ambiente con niebla le daba un aspecto misterioso a las construcciones, luego seguimos por el camino marcado, pero como comente, el resto carece de encanto (al menos para nosotros), asi que consejo para el que vaya; tempranito por la manana, si es un grupo grande podran alquilar un coche y pasar alli mas tiempo practicamente por el mismo precio, y aprovechar el tiempo en el primer grupo que es el mas impresionante.


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Hoi An


Mas fotos en Mapamundi.org

4 comentarios:

Juan dijo...

Así me gusta. Hay que conocer las culturas empezando por el estómago. Aprended y difundid vuestras enseñanzas cual apóstoles viajeros!!

Colegota dijo...

Buenas,

esto huele a comida rica a la vuelta. :b Aunque esperaba haber visto alguna foto de los platos que os salieron.

Las ruinas y algunos templos que habéis puesto me recuerdan a los de Myanmar. Son parecidos, aunque no iguales.

Hablando de comida, el asado ese de la foto parece un jabalí de los de Obelix. :D

Seguid así.
Antonio

Juan Miguel dijo...

Me apunto al menu degustación en Madrid.
A seguir bien,
Juan Miguel.

Anónimo dijo...

Hola chicos, ya veo que todo os va fenomenal,yo por La Patagonia, por el estilo, pero sin poder utilizar la bici, un poco complicado, y tb con menos grado de humedad, nos ha llegado a nevar, pero de todas formas disfrutando aunque con frio. Por lo demás todo bien, sobre todo la comida,mejor dicho la carne. Cambiando de tema totalmente, Jtxo, si ves alguna chupa, compratelá, y que no te importe que sea igual a la que tenias, roja y negra. Ya te contaré. Bueno chicos, que os siga llendo tan bien y disfruteis como hasta ahora. Besitos. Mar. Recuerdos de los vascos.